jueves, 13 de diciembre de 2012

Un año y cinco meses.

El mundo está lleno de lugares especiales. Lugares en los que siempre guardas recuerdos. Lugares en los que al pasear cerca de ellos te duele, te ruge el corazón, o por el contrario, sientes la necesidad de acercarte cada vez más y sonreír al recordar todo lo que viviste allí. Lugares en los que te pasarías toda una vida y no te importaría nada más, porque te encanta. Lugares en los que tienes pensado no volver jamás, por muy especiales que sean. Lugares en los que a veces no quieres estar porque te recuerdan a esa persona y que ahora no está a tu lado. Y es que hay dos lugares que me recuerdan a él y que no los cambiaría por nada del mundo porque cada vez que paso por ellos me traen a la cabeza momentos totalmente especiales, como la persona a la que va dirigido este pequeño párrafo. Sabes todo lo que tienes que saber de lo que eres para mí y no hace falta que lo escriba aquí porque no acabaría nunca. Y es que hay personas que llegan a tu vida así, de repente, sin un motivo exacto.  Y que llegan para quedarse, y esto es lo que me ha pasado contigo, que es inexplicable lo que nos ha pasado mutuamente en tan poco tiempo y todo lo que nos hemos llegado a querer. Que el poco tiempo que he estado contigo a solas ha sido uno de los mejores momentos que he tenido en la vida. A pesar de todas las discusiones que tenemos y de lo cabezotas que nos podamos llegar a poner quiero recordarte que cuanto peor te este tratando más te estaré queriendo.  Eres de esas personas con las que me gustaría vivir cada segundo de mi vida, y con la que querría estar hasta que acabara el mundo. Todo esto es poco para explicarte y decirte todo lo que eres para mi, que firmaría hasta mi muerte por tenerte aquí delante. Y eso, que te odio mucho.

viernes, 7 de diciembre de 2012

- Una auténtica princesa , siempre sonrie ante la adversidad, nunca estan de vacaciones.Las princesas tampoco alzan la voz más allá de los demás.No se sacan las bragas de sus partes traseras más nobles en mitad de la vía pública y aún menos se muerden las uñas ante los nervios.Tampoco les queda resto de tomate en sus majestuosas barbillas cuando terminan de comer macarrones,ni bostezan si se aburren,como mucho,sueltan un leve suspiro.Su pelo tiene el tacto del algodón de azúcar y sus ojos siempre irradian alegría,más andan como si estuviesen pisando almohadas de plumas de oca.El glamour nace con ellas y las auténticas princesas nunca lloran,guardan sus lágrimas en su cajita de cristal,al lado de todas sus penas,no son heroínas pero tampoco débiles.Son independientes y aunque comparten palacio con otras princesas crean su propio universo sin salir de sus aposentos.Siempre llevan su corona,hasta para ir al baño,.Estan destinadas a encontrar su media naranja y a ser felices,porque ante todo una verdadera princesa,cree en el destino.

jueves, 6 de diciembre de 2012